R A F A G A

Las mujeres mueven al mundo contra un enemigo

Jorge Herrera Valenzuela


Las mujeres mueven al mundo contra un enemigo

Periodismo

Enero 26, 2017 10:50 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Jorge Herrera Valenzuela › guerrerohabla.com

4,210 vistas

El presidente 45 de los Estados Unidos de América logró, en menos de veinticuatro horas de haber llegado al poder, unificar mundialmente al que hace muchos años dejó de ser el ’sexo débil’. Millones de mujeres se manifestaron en las avenidas y calles de 670 ciudades de la Unión América, así como en Europa, en Asia y, por supuesto en la Ciudad de México.
El repudio hacia el magnate norteamericano, está generalizado. Se sabe que no ganó por la votación popular y es huésped principal de la Casa Blanca, porque así lo decidieron quienes manejan la política del país más poderoso del mundo. El republicano dueño de 4,500 millones de dólares, convertido en sucesor de Barack Obama, manifiesta su soberbia al guardar silencio ante las voces de las mujeres que, en distintos idiomas, le han hecho saber que no permitirán más atropellos ni descalificaciones del sujeto que desde la campaña electoral insultó a las mujeres.
La ’Marcha de las Mujeres’ tuvo eco entre las estadounidenses radicadas en nuestro país, más de medio centenar de ellas y un nutrido grupo de mexicanas, el pasado sábado recorrieron Paseo de la Reforma, del edificio de la Embajada de Estados Unidos a la glorieta del Ángel de la Independencia. Jessica Joyce, vocera de las manifestantes, expresó que ’las mujeres y sus familias se unen en pueblo y en ciudades de todo el mundo, para solidarse con las comunidades más afectadas por el odio y la intolerancia’ del nuevo gobernante yanqui.
El movimiento feminista, de corte mundial, tiende principalmente a que se salvaguarden los valores de la decencia, los derechos humanos y la libertad. Valeria Escorza, otra de las líderes de la manifestación en la capital mexicana, dijo que el nuevo presidente norteamericano, debe aplicar políticas justas y ceñidas al respeto, la tolerancia y la inclusión, asegurando que hombres y mujeres participen en las decisiones por sus derechos.
Cuando estadounidenses y mexicanas estaban frente al edificio de la misión diplomática gringa, gritaron consignas para censurar las posturas xenófobas e intolerantes del ahora conocido como ’presidente número 45’. Las mujeres ’construyeron un muro’ con cajas de cartón y lo dejaron ahí, en un costado del edificio diplomático más resguardado, por la policía mexicana, en todo el territorio mexicano, pues inclusive se cierra un tramo de la calle Río Danubio (entre Río Lerma y Reforma) para que no haya circulación de vehículos; en ocasiones se restringe el paso a los peatones.
Uno de los poblados jaliscienses más pintorescos, es el de Ajijic, ubicado en las cercanías de Chapala, donde hay una numerosa población de pensionados de Estados Unidos y de Canadá. Alrededor de 700 mujeres, de esos países, salieron a la calle para marchar y lanzaron, verbalmente, diversas consignas contra la asunción presidencial del empresario norteamericano. En las pancartas que portaron durante la marcha, se leía: ’Equidad para todos’, Construyan Puentes, no Muros’, ’Escucha Nuestras Voces’.
Resulta históricamente el poder de convocatoria de quienes, desde antes del viernes 20 de enero, invitaron a participar en la protesta pública por la política racista, por la discriminatoria hacia hombres y mujeres de origen afroamericano, por las amenazas en contra de millones de indocumentados –mayormente mexicanos--, al igual que por sus ataques e insultos a las mujeres. Como también es digno de reflexión el que el presidente del poderoso imperio yanqui, a menos de 24 horas de jurar, con la mano sobre un ejemplar de la Biblia, fuese objeto de un repudio mundial. Esto no tiene antecedente ni en la Unión Americana, como tampoco lo encontramos en otros países de América, de Europa, de Asia, de Africa o de Oceanía.
Y vaya que si las mujeres se han organizado, social y políticamente, para enfrentarse a gobiernos dictatoriales, como ocurrió en la militarizada Argentina al integrarse el grupo Madres de la Plaza de Mayo y en la Cuba de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, donde madres y esposas de presos políticos y familiares desaparecidos se agruparon como Las Damas de Blanco. Las dos organizaciones no gubernamentales siguen vigentes, aunque en el caso de las argentinas se dividieron en dos grupos por diferencias de pensamiento político.
En México desde hace 42 años la saltillense María del Rosario Ybarra de la Garza, conocida simplemente como Rosario Ibarra de Piedra, está en una lucha política derivada de la desaparición de su hijo Jesús, en 1974, a raíz de ser acusado de guerrillero. Rosario está cumpliendo 90 años de edad. Fue diputada, después senadora, dos veces candidata presidencial y en cuatro ocasiones propuesta para el Premio Nobel de la Paz. Desde 1977 dirige el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos.
PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿El magante millonario mantendrá su política antifeminista, después de las multitudinarias manifestaciones registradas en su patria y en muchos países del mundo, para repudiarlo?
jherrerav@live.com.mx

Ver más